Semenya llevó su batalla a los Derechos Humanos

Caster Semenya no claudicó en sus esfuerzos. Cuando tiene todo en contra, no renunció a luchar por lo que considera correcto. La atleta sudafricana, que tiene prohibido participar en algunas carreras porque rechaza someterse a un tratamiento para bajar su tasa de testosterona, recurrió al Tribunal Europeo de Derechos Humanos (CEDH).

«El combate permanente de Semenya por la dignidad, la igualdad y los derechos fundamentales de las mujeres pasa una etapa crucial. Ahora con una presentación de una solicitud» ante el CEDH, señalaron sus abogados en un comunicado.

World Athletics (Federación Internacional de Atletismo), apoyándose en datos de expertos, definió en abril de 2018 un umbral máximo de testosterona (5 nmol/l de sangre), para que las mujeres pudieran participar en las carreras entre los 400 metros y la milla (1.609 metros).

Esta regla afecta a Semenya. La doble campeona olímpica de los 800 metros, que rechazó el tratamiento para bajar su tasa de testosterona, recurrirá al Tribunal Arbitral del Deporte (TAS), pero perdió. Tras el TAS, fue la corte suprema suiza la que, en agosto, en nombre de la «equidad deportiva», dio la razón a World Athletics.

Ahora, Tribunal Europeo de Derechos Humanos será la vía en la que busque el aval para participar con total libertad. Sin agujas o pastillas dentro de su organismo.

Semenya vs. IAAF: una larga batalla

De momento, todo indica que Caster Semenya perdió una lucha que inició en 2009. Desde su irrupción en las pistas con 18 años de edad en el Mundial de atletismo en Berlín, la Federación Internacional de Atletismo (IAAF) le puso la lupa a su caso.

Después de un abrumador triunfo en Berlín, Semenya no pudo competir durante once meses, el tiempo que llevó estudiar los “test de feminidad”, que se mantuvieron en secreto y que fueron traumáticos para la joven deportista. La sacaron de las pistas hasta julio de 2010 para competir nuevamente.

Semeya tiene mucho tiempo luchando en los juzgados. Foto AFP

Con un caso ya escalado a niveles judiciales, la IAAF tomó medidas. En mayo de 2011 puso en funcionamiento un primer reglamento para la participación de las atletas hiperandróginas en las competiciones femeninas. En las normas, fijó un umbral de testosterona de 10 nanomoles por litro de sangre.

Para 2015, el TAS dio dos años a la organización para presentar un estudio científico que probara la superioridad de las atletas hiperandróginas. Mientras tanto. Semenya ganó, dominó en Río 2016 y un año más tarde triunfó en Londres.

Hasta que en 2017 la IAAF volvió a meterse en el cuerpo de la sudafricana. la revista médica British Journal of Sports Medecine publicó un estudio en el que demostró que las mujeres con tasas de testosterona más altas tienen una ventaja “significativa” en varias disciplinas, por lo que era necesario un tratamiento para que las competiciones fueran justas.

Ante esa prueba, nació un nuevo reglamento. Invitaron a las mujeres “hiperandróginas” o a las que tengan “diferencia de desarrollo sexual (DSD)” que hagan bajar, mediante medicación, sus tasas de testosterona por debajo de cinco nanomoles por litro

2021, la continuación de la lucha

Y así la línea de tiempo llegó hasta la actualidad. Por más recursos que Caster Semenya interpuso para librarse del tratamiento que reduzca las hormones que produce su organismo, no pudo. Si desea competir nuevamente, tendrá que apegarse al reglamento. Aunque eso pueda traer consecuencias a su salud.

La sudafrinaca busca correr sin tratatiempo. Foto AFP

La deportista sudafricana presentó su recurso ante el CEDH el 19 de febrero. El tribunal todavía no ha fijado una fecha para tratar el mismo.

Semenya, de 29 años, intenta clasificarse para los Juegos de Tokio, en los 200 metros, prueba en la que no necesita bajar su tasa de testosterona. Sin embargo, todavía no podrá competir con total libertad en otras disciplinas, por lo que llevó su lucha hasta instancias poco habituales dentro del deporte.

23 comentarios

  1. This is brand new blog. This blog was created to communicate my thoughts and thoughts with you. I hope you like browsing through this blog and appreciate its value.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba