Skater de 11 años supera el récord de Tony Hawk

El joven brasileño Gui Khury logró lo que parecía imposible tras realizar un truco en su patineta que no se había visto antes. Los mejores patinadores a nivel mundial ya lo habían intentado una y otra vez, pero sin éxito. Este chico de apenas 11 años rompió un récord que sustentaba la leyenda del skate Tony Hawk.

El pequeño Gui ya ha participado en competencias de X Games y también competirá en los Juegos Olímpicos de Tokio, pero la cuarentena mundial fue su cómplice para lograr este récord, ya que al no tener clases ni competencias, Gui ha dedicado todo su tiempo libre en casa a practicar trucos con su patineta.

La práctica dio un gran fruto, pues este chico completó el primer salto de la historia de 1080 grados en una rampa vertical homologada. Hazaña que posiciona a Khury como una gran promesa para ser uno de los mejores skaters del mundo. Según medios especializados en este deporte, esta vuelta ya había sido lograda antes, incluso superada por otros atletas, pero en rampas diferentes y mucho más grandes, que permiten tomar más velocidad.

El gran Tony Hawk había logrado el salto de 900 grados en 1999, cuando tenía 31 años. Hasta el día de hoy han sido menos de 20 patinadores los que han realizado ese truco, incluyendo a Khury, que lo logró cuando tenía ocho años. A los nueve años comenzó a competir con los mayores, a los 10 participó en sus primeros X Games y ahora, a los 11, ha roto el récord de su héroe.

El secreto tras el truco

“Pensé, oh, Dios mío, ¿Qué acabo de hacer? Por fin lo conseguí, lo tengo que celebrar. Le envié el vídeo a mis patinadores favoritos, Tony Hawk, Bob Burnquist y Neal Mims”, declaró el niño a la agencia de noticias Reuters. Además su padre, Ricardo Khury, confesó el secreto para que su hijo lograra el giro de 1080 grados.

“El aislamiento por el coronavirus ayudó porque antes tenía una vida centrada en la escuela y no tenía mucho tiempo para entrenar. Ahora está más en casa, come mejor y tiene más tiempo para prepararse. Como tiene la suerte de poder entrenarse así, cuenta con esa ventaja. Sino estaría encerrado en casa como los demás” declaró el padre de Gui a Reuters.

Gui Khury ha estado montado a su patineta desde que aprendió a caminar, practicando todos los días y entrenando para ser el mejor. El chico nació en Brasil y fue criado en Estados Unidos. Actualmente vive en Curitiba, en su país natal, y no se detiene en su preparación. Su próximo reto son los Juegos Olímpicos de Tokio, donde promete hacer historia.

Lee también: Tony Hawk está de regreso por su trono

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba