Tokio 2020: “¿Cuál es la decisión menos errada?

El Comité Olímpico Internacional (COI) tiene uno de esos problemas en sus manos que tiene solución. Una pregunta sin respuesta correcta o un camino con dos vías que tienen la misma dirección: críticas. ¿Realizar o no Tokio 2020?

Aficionados defienden a capa y espada que deben mantenerse a toda costa. Especialistas médicos afirman que llevar a cabo unos Juegos Olímpicos con una pandemia es una imprudencia que la humanidad puede pagar caro. Mientras que los atletas se dividieron.

“Sería irresponsable mantenerlos en las fechas actuales”, dijo en Twitter la canadiense Hayley Wickenheiser, cuatro veces campeona olímpica en hockey sobre hielo y miembro de la comisión de deportistas del COI. “Esta crisis es más grande que incluso los propios Juegos. Es terrible que a algunos deportistas que no sepan ni dónde entrenar se les recomiende seguir preparándose para los Juegos”.

La opinión la secundó la griega Katerina Stefanidi, campeona olímpica de salto con pértiga. También desde las redes sociales acusó al COI de poner en riesgo a los deportistas solo por su beneficio económico. “Me gustaría saber si cuenta para algo el riesgo para nuestra salud en la decisión de seguir adelante con los Juegos”.

Pero suspender Tokio 2020 es más sencillo para el que no invirtió. Japón gastó más de 38.000 millones de dólares en la construcción de la infraestructura para la realización de las distintas competencias durante un mes. Las ganancias se repartirán entre hoteles, comercios y patrocinantes que ya empezaron a perder dinero con la cancelación de reservación de turistas por miedo al coronavirus.

Además, según informó el diario El País, tres cuartas partes de los ingresos cuatrienales del COI vienen de los derechos televisivos por los Juegos Olímpicos. Aunque la organización mantiene que una póliza de seguro cubrirá cualquier eventualidad, es impensable que la suma permitirá recuperar todo el dinero que se invirtió.

“El COI permanece completamente comprometido con los Juegos”, afirmó el organismo en un comunicado publicado en su sitio web. “Con más de cuatro meses por delante para la celebración de los Juegos, no es necesario tomar ninguna decisión drástica en este período. Toda especulación en este momento sería contraproducente”.

Curiosamente, desde el Gobierno japonés tampoco hay una respuesta unificada. Solo horas después que el primer ministro, Shinzo Abe, afirmara que Tokio 2020 “debe celebrarse, el ministro de Economía, Taro Aso, lo contradijo: “Y si no pueden venir los deportistas de todos los países no tiene sentido organizar los Juegos”, declaró.

Y entre ese mar de opiniones está Thomas Bach, quien fue atleta olímpico pero ahora es presidente del COI. Nadie mejor que él entiende lo que piensan los deportistas, aunque comprende lo que significaría aplazar Tokio 2020. Le restan cuatro meses para escoger la decisión correcta, o al menos la menos errada.

“Todos somos, sin embargo, conscientes de que aún quedan cuatro meses y tomaremos todas las medidas necesarias para proteger, de manera responsable, la salud de los deportistas. Los intereses de los deportistas siempre han sido nuestra prioridad”, cerró.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba