Una abanderada a la que no le pesan los estereotipos

El maquillaje en su rostro y su cabello arreglado hacen que la plataforma para levantar pesas se vea tan femenina como una pasarela de moda. La fuerza que emplea para alzar más de noventa kilos, la motiva a cumplir cada uno de sus objetivos. Katherin Echandia, la abanderada de Venezuela en los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018, no conoce de miedos sino de desafíos a vencer y siempre va a en búsqueda del primer lugar.

Hace tres años se puso como propósito ser parte de la delegación de venezolanos que viajaría a Argentina.  «Estar en estos juegos es mi mayor orgullo y representa todo el esfuerzo que he venido haciendo. Además, ser la abandera es un sentimiento inexplicable. Me tomó por sorpresa la elección», declaró la atleta de 17 años que compite en la categoría de 44 kilos.

La joven, que se describe a sí misma como aguerrida, carismática, coqueta, disciplinada y luchadora;  lleva el deporte en la sangre. Su abuelo hizo levantamiento de pesas y atletismo, mientras que su tío jugó tenis de mesa. Sin embargo, fue a los 11 años cuando presentó una serie de pruebas en la escuela de talento deportivo que determinaron sus capacidades para ser pesista. En ese período tuvo que combinar sus estudios de bachillerato con los entrenamientos.

La halterofilia se convirtió en su estilo de vida, la plataforma 4×4 en el centro de sus sueños. Así fue evolucionando hasta llegar a formar parte de la selección juvenil de su país. En el año 2017 se consagró campeona en los Juegos Suramericanos de la Juventud y hace unos meses confirmó su jerarquía al quedar de primera en el Preolímpico Juvenil que se realizó en Colombia. “En los Suramericanos estaba muy nerviosa por ser mi primera competencia internacional, pero he aprendido a controlar eso. Los psicólogos me dicen que siempre debo tener mente positiva y enfocarme en que voy a conseguir la medalla”, contó sobre cómo ha ido progresando en el último año.

Desde que consiguió su clasificación olímpica, la carabobeña no ha parado de entrenar. «La preparación ha sido bastante fuerte, estamos más que listos para estos juegos. Hemos estado haciendo entrenamientos de doble turno», explicó la dama de 1,47 de estatura, quien tiene dos semanas cumpliendo una dieta que se basa en comer más proteínas que carbohidratos para poder llegar a su peso.

En esta competición internacional tiene dos focos que la motivan a demostrar su talento. «Mis objetivos son romper el récord olímpico que actualmente es 93 kilos y subirme a lo más alto del podio», reveló la deportista  que en sus prácticas ya ha cargado este peso. Ella reconoce a las representantes de Europa y Asia como sus mayores rivales.

Su ejemplo a seguir dentro del mundo deportivo es la también pesista Génesis Rodríguez, quien siempre la alienta a superarse. «Ella me repite constantemente que soy una guerrera, que debo luchar por mis sueños e ir en cada competencia por la medalla», añadió Echandia sobre todos los consejos que ha ido atesorando con el pasar de los años.

En la plataforma, Katherin llama la atención por su garra y coquetería, ya que no es común ver a una levantadora de pesas maquillada al momento de competir.  «Yo le digo a la sociedad que no pueden tener estereotipos, que por ser un deporte de fuerza no quiere decir que es de hombres, esto es libre de género.  Yo soy levantadora de pesas y he dado buenos resultados, pero estoy acá y soy la misma de siempre, no he cambiado mi cuerpo», dijo la número uno del ranking sudamericano sobre los conceptos erróneos que tienen las personas.

Su mirada está puesta en los Juegos Olímpicos de la Juventud, pero sus aspiraciones van más allá. «En el futuro me veo como una campeona olímpica adulta. Además, quiero estudiar comercio exterior», declaró la muchacha de Valencia.

El próximo  7 de octubre se subirá a la plataforma recordando las palabras que le dijeron sus padres antes de montarse en el avión que la traería a tierras sureñas. “Ellos me dijeron que diera lo mejor mí, que al subirme ahí me acordara que estoy luchando por mí, por mi país y por mi corazón”, culminó la criolla que ya no sueña con vestirse de olímpica, sino con colgarse el oro y hacer escuchar en el mundo su Gloria al Bravo Pueblo, el himno de Venezuela.

2 comentarios

  1. 217083 645759Aw, this was a really good post. In idea I would like to put in writing like this additionally – taking time and actual effort to make a extremely great article but what can I say I procrastinate alot and by no means appear to get something done. 161138

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba